¿Quiéres entender a los hombres? ¿Cómo saber si es un hombre tóxico o tú eres el problema?

Por: César Estévez Castro
Fb: César Estévez Castro

Esta es la primera parte de una serie de artículos donde abordaremos la problemática de “Los hombres terribles” ¿Destino o malas decisiones? En los cuales trataremos de explicar si es que los hombres de tu vida son en realidad tan tóxicos o más bien los alentamos al momento de convivir con ellos, o al seleccionarlos como parejas, es donde observamos el momento en que ustedes queridas mujeres aparentemente tropiezan con la misma piedra una y otra vez, cosa que sostengo no es al azar.

«¡Todos los hombres son iguales!» Terrible y dilapidaia frase que nos engloba a toda la masculinidad como hombres perniciosos, infieles, traidores, mentirosos y demás actitudes que sí existen, pero no forman parte del comportamiento del hombre per sé. Es decir si bien todos los humanos podemos caer en esas conductas –incluidas las mujeres-  eso no significa que en la totalidad actuaré de tal manera, por lo tanto en defensa de mi género diré que existen hombres con dichas actitudes pero que actúan así por una simple y sencilla razón: PUEDEN HACERLO pues no existe un contrapeso que les ponga un límite sano y eviten tener los comportamientos negativos que hacen tanto daño.

Tratando de evitar caer en el simplismo de que los hombres nacieron así y que nunca cambiarán argumentare que todos esos hombres insanos que caen en conductas destructivas que dañan a sus parejas o las personas de su entorno lo hacen porque en ningún momento de su vida se les dijo que no podían ni debían hacerlo, estos hombres no conocen el límite sano que impediría que actuaran de forma tan tóxica con su entorno y por lo general se salían con la suya e incluso eso les producía satisfacción,  en muchos casos hasta se les impulsaba a actuar de tal o cual manera pues era parte de su valor como hombres, si a estas enseñanzas se sumaban éxito y felicitaciones por aquellos seres de valor que los guiaban pues es natural que dicho comportamiento se repita e incluso se volviera algo tipo patológico.

Aquí no vamos a incluir aquellas personas con trastornos médicos o biológicos detectados por especialistas los cuales influyen determinantemente en el comportamiento de quienes los padecen pues su percepción de la realidad es diametralmente distinta a la de la mayoría de la población sin tales padecimientos. Por ello todos aquellos hombres que no tienen un padecimiento o trastorno de la personalidad o mental diagnosticado APRENDIERON a comportarse de manera tóxica e insana.

Todo hombre Tóxico fue un niño y es poco probable que este niño desde su primera infancia se imaginara en ser un depredador de mujeres o un acosador o un violento o le que se nos antoje. Todo hombre tóxico en algún momento de su vida  programó que dicho comportamiento negativo era SATISFACTORIO, ACEPTABLE, NECESARIO o APLAUDIBLE. Este hombre tóxico no comprende que su forma de actuar lastima a su entorno, el simplemente actúa por que así debe de ser , así le conviene, así le satisface  y así aprendió a sobrevivir, simplemente así lo aprendió , ya fuera de su familia, sus maestros, su barrio, el entorno en general.

¿Cómo saber si es un hombre tóxico?

Para conocer mejor a cualquier hombre que sea tóxico o no, lo recomendable es conocer su historia, su familia, sus programaciones de tal manera que comprendamos en que momento aprendió a ser Tóxico o que eventos fundamentales en su vida le dieron tales programaciones ¿Quién fue su familia?, ¿Quiénes o qué situaciones le lastimaron?, ¿Qué herida emocional le rige?, ¿Qué edad tiene? Todos los seres humanos somos el reflejo de nuestras cicatrices emocionales  y la musculatura de nuestros éxitos personales, alimentados por nuestra experiencia, de todo aquello que fueron determinante en nuestro paso por este mundo.

Todo nuestro comportamiento es programación, sumado a nuestras características personales individuales, es decir nuestro temperamento con el que nacimos sumado a nuestras programaciones creará nuestro carácter y personalidad. De manera sencilla al nacer nuestra estructura mental nos da un temperamento que es nuestra forma natural de actuar ante la vida, que profundizaremos en otro artículo, que nos hace ya sea introvertidos extrovertidos, coléricos, pasivos etcétera; este temperamento se matiza con la educación externa a la que nos vemos expuestos conformando nuestro carácter es decir la manera como enfrentamos a la vida y la personalidad que es lo que nos define como seres independientes, únicos e individuales.

Todo lo anterior nos sirve para la primera parte de nuestra decisión al convivir con esos “HOMBRES TERRIBLES” a nuestro alrededor , esto aplica tanto a hombres como a mujeres, ya hemos dicho que ambos géneros se comportan de acuerdo a la manera en que ven y perciben al mundo, toda esta mezcla de experiencias  más aprendizaje , además, se suma a nuestra vida cotidiana necesidades y anhelos lo cual por lo general deseamos compartir con una pareja y he aquí el meollo del asunto LA ELECCIÓN DE PAREJA.

Para rematar sí bien me dirán que no eligieron los padres hermanos, jefes amigos y demás HOMBRE TERRIBLES QUE posiblemente ha conocido y conviven con ellos les diré que si bien es cierto que ustedes no eligieron donde se ubicaron físicamente al llegar a este mundo, sí eligen constantemente permanecer o mantener sus comportamientos con ustedes, ese es su gran poder, DECIDIR si se queda o se van, si ponen límites o permiten accionar tóxico, el gran paso para encontrar esos hombres sanos es responsabilizarnos.

Saludos cordiales,

César Estévez Castro

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.